Su familia la desconecto para que muriera pero cuando su esposo se despide ella le grita algo increíble!!!

Muchas veces en nuestra vida debemos tomar decisiones que son sumamente difíciles y que pues debemos afrontarlas con mucha madurez y además con firmeza, todo sea por el bien de una persona e incluso hasta por el nuestro.

Si bien muchas de estas situaciones son bastantes difíciles de afrontar pues involucran nuestros sentimientos, pero debemos aceptarlas queramos o no pues ese ya es el destino y pues debemos seguir adelante.

Cuando una persona se enferma y cae en una situación bastante grave, pues lo que esperamos es que los avances de la medicina nos ayuden a salvar la vida de esa persona, sin embargo no todo el tiempo esto es posible y debemos tomar decisiones.

En muchas de estas ocasiones, no todo es lo que parece, pues todo tiene solución y pues aunque suene absurdo, muchas veces la fuerza del amor puede ser más increíble que cualquier otro medicamento o tratamiento médico. Sigue leyendo esta historia y descubre por qué.

Su esposo no se esperaba esto

esposo

La protagonista de la historia es una mujer de 45 años de edad llamada Lyndee Brown Pelletiere-Swapp, habitante de Phoenix Estados Unidos.

Todo comenzó cuando Lyndee se encontraba tranquila en casa y de un momento a otro quedó inconsciente. Su hijo la encontró aquel día y de inmediato se comunicó con emergencias para trasladarla a un hospital de la ciudad.

Cuando llegaron al hospital dijeron que la mujer estaba en coma, uno muy profundo pues no reaccionaba a ningún estímulo.

Pasaron 12 días de pruebas, y durante la investigación y los estudios no encontraban nada, solo se podía decir que su cerebro no funcionaba.

Al ver que los doctores no encontraban solución, pues lo que pensaron fue en desconectarla y pues uno a uno pasaron los familiares a despedirse y de último entró su marido.

En ese momento, su marido le rogaba que despertara, que siguiera luchando, que aún podía despertar, y aunque con mucho esfuerzo, Lyndee logró despertar y habló, pero no solo eso sino que gritó ¡Soy una luchadora!

Los médicos y la familia quedaron perplejos ante tal acontecimiento, pues para ellos, Lyndee no despertaría jamás pero  jamás pensaron que esto sucedería.

Lyndee comenta que ella siempre pudo sentir todo lo que le hicieron solo que nunca pudo reaccionar.

¿Qué piensas de esta historia? Sinceramente Lyndee es una luchadora.

Esperamos que te haya gustado esta historia y que te animes a difundirla.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *