Cómo bajar la presión arterial rápidamente sin medicación

La mala alimentación que llevamos es la que nos produce problemas de salud en nuestro organismo. Es decir que somos los culpables de las enfermedades que padecemos.

No por nada hay un refrán que dice “que el perro muere por la boca”. Si comemos descontroladamente sin importarnos que tan dañino es para nuestro organismo.

Generalmente por las prisas compramos comida rápida que está llena de calorías y de grasas. Esta grasa se acumula en nuestro cuerpo haciendo que subas de peso y peor algún obstruyendo las arterias del corazón.

Es ahí donde comienza a fallar el sistema circulatorio y se altera la fuerza con la que el corazón recibe y manda la sangre al organismo. Es por eso que la presión arterial empieza a descontrolarse.

Para evitar este problema hay remedios caseros, que te ayudaran a estabilizar tu presión arterial y además debes cambiar tus hábitos alimenticios. Hoy te vamos a enseñar cuales son los remedios naturales para que mejore tu presión arterial.

Remedos caseros para regular la presión arterial

Estos remedios son realmente efectivos y debes consumirlos hasta que tu presión se regularice. Además es importante hacer un cambio en tu estilo de vida para que no recaigas en el problema.

A continuación te dejo los remedios que te ayudaran a mejorar tu salud arterial:

Jugo de limón: solo debes exprimir el zumo de un limón en un vaso con agua y beberlo inmediatamente en ayunas para bajar la presión arterial.

Dientes de Ajo: come 2 o 3 dientes de ajo todos los días en ayunas para regular tu presión.

Vinagre de manzana con bicarbonato de sodio: mezcla una cucharada de vinagre de manzana, con 1/8 de cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso con agua y bébelo 2 veces al día.

Plátanos: el consumo de plátano te ayuda a controlar la presión arterial por lo que debes consumir uno o dos plátanos diariamente.

Recomendaciones:

  • Baja el consumo de sal en tus comidas.
  • Realiza una dieta a base de frutas y verduras.
  • Mantén una vida activa. Comienza a ejercitarte.
  • Sigue los consejos de tu medico y consume los medicamentos que te recete.

Si te gusto el articulo compártelo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *